Lo irrefrenable se hace evidente

Camalotes. Ana Gendrot en Oficina Proyectista desde el viernes 4 de mayo de 2018 hasta el viernes 1 de junio de 2018.

Lo inevitable acontece más allá de lo que podemos controlar.
Así llegaron los camalotes a las orillas de la ciudad, a pesar del otoño, a pesar de los edificios, a pesar de todo. Trajeron en su viaje criaturas peligrosas, coloridas, enojadas, venenosas e invadieron una oficina del centro porteño.




Verdes camalotes, verdes como la lucha del pañuelo verde. Mujeres con los puños en alto, mujeres felices que sostienen serpientes que les pertenecen, que habían perdido, que les habían robado, extirpado. Las mujeres fueron separadas de la serpiente y de su deseo dejándolas atrapadas en cuerpos rígidos, en cuerpos máquinas, cuerpos al servicio del patriarcado, como explica Casilda Rodrigañez Bustos en su libro "Recuperando a la mujer prohibida".




Ahora serpentean en las paredes y se multiplican porque llegan de todas partes.
Mujeres pez que nadan voluptuosamente como delfines y bailan la danza del vientre, del útero, en el agua. Empiezan a latir propulsando olas de placer, cada vez que una mujer se excita sexualmente. Quizás por eso a las sirenas se las asoció con el pecado y la muerte, para hacernos olvidar de este baile ondulante lleno de éxtasis en la que el falo no tiene lugar.




Lo irrefrenable se hace evidente, es una fiesta de la resistencia, se cuelan por las ranuras, entran por las ventanas aunque estén cerradas, y cada vez serán más y más.






Cronograma de actividades/Activación de la muestra:
Quién es Kundalini?
Dos viernes de respiraciones, visualizaciones y cantos para conocerla.
Con Vanesa Sacca.

Viernes 11 y 18 de mayo de 2018 a las 19 hs en Oficina Proyectista (Peru 84, 6to Piso, Oficina 82 - CABA)

Llevar DNI para el ingreso

compartir