Suburbio

Noches encandiladas. Sofia Silva en ArtexArte desde el miércoles 11 de abril de 2007 hasta el miércoles 6 de junio de 2007.
Visiones nocturnas de Sofía Silva

Sofía pasó gran parte de su vida en La Plata pero ahora vive en la lejana ciudad de Baltimore (EEUU). Desde hace 6 años sus días trascurren en otra geografía y con otro idioma de fondo.

Sofía es fotógrafa de profesión y reparte su tiempo entre su trabajo comercial y su verdadera ocupación: la de operar su “máquina de visión” para producir ese desplazamiento donde el oficio es sólo el soporte de un discurso que lo trasciende.

Su práctica artística trascurre entre el tránsito y el reposo. Sofía recorre por las noches los suburbios que toda ciudad norteamericana tiene y frente a la desolación del paisaje uniforme se detiene y dispara en blanco & negro aquellos espacios que no podrían tener color, nunca. Sus fotografías no tienen el tiempo del instante, sino el de la larga exposición, que es el tiempo del vacío, de la nada.

Estas panorámicas señalan, casi como una denuncia en registro de crónica policial, aquellos lugares cargados de cierto sentido “abstracto” que se convierten en maquetas perfectas, como si se tratase de “modelos para armar”. Serialidad y repetición, nada singular.

Sin embargo, esa densa quietud concentra el riesgo de la sorpresa, como imágenes congeladas en el instante previo al derrumbe. Casualidad o no, alguna huella queda del cine de suspenso yankee: la intriga y el riesgo del que grita y nadie lo escucha. También cierta ironía propia del cine policial “berreta”. La marca de los hermanos Cohen en Fargo, la torpeza y el provincianismo en versión nórdica.

El desencanto y el hastío se disfrazan en la aparente objetividad teatral de estas fotografías-secuencias que narran una historia que desde la distancia rebota en La Plata.
Las fotografías que toma Sofía en los Estados Unidos parecen duplicarse, como pares opuestos y complementarios, en las vistas precarias de la ciudad de La Plata, que abandonó hace muchos años atrás.

La Plata, todos sabemos, es una ficción moderna atrapada en un cuadrado perfecto, ya muy degradado. El Baltimore de Sofía parece una secuencia cinematográfica de una película de suspenso, de esas que se parecen a todas las demás. En uno y otro caso, dos ficciones “berretas y provincianas” de lugares que perdieron su nombre.

compartir