Una muestra unica Buffone y Costa

Cita Limón. Eduardo Costa, Xil Buffone en CC Recoleta desde el jueves 3 de mayo de 2007 hasta el domingo 27 de mayo de 2007.
La instalacion nos sugiere, desde la primera mirada, poeticas sensaciones.Recomendada.

Con dos obras figurativas y un elemento profundo, los artistas describen un estado esencial de conexión entre ellos que existía antes de conocerse--hecho que ocurre recién en el 2003.
Aquì, textos de los artistas, escritos para la muestra:
Buffone muestra un óleo sobre tela "rodaja de limón" (1998), en el cual el tamaño
de la rodaja crece hasta llenar completamente una tela circular de 90 centímetros de
diámetro, mientras que Costa presenta un acrílico volumétrico, "Limón sobre una
servilleta" (1995) que representa un limón y una servilleta de tamaño natural, realizados
agregando capas sobre capas de pintura acrílica.

A través del tema común y mas allá de éste, completa la instalación un plato con
jugo de limón real que debe renovarse cada tanto para mantener su frescura.

El jugo de limón constituye un elemento activamente moderno (ha sido recién
exprimido), mientras que las dos pinturas, mucho más antiguas, integran un sistema
relacional que incorpora a los espectadores, los autores, los limones exprimidos y los
limones representados en una suave red de alusiones psicológicas, memorias e intereses
comunes que se manifiestan en el presente de la instalación.

Eduardo Costa

en qué consiste la resonancia...

olor a limón

que por azares aparezca a nivel de la atmósfera
perteneciendo al dominio intermedio entre la tierra y el universo...
ambos observamos en el fenómeno un cierto grado de rara perfección

en uno de los objetos más comunes
resuena así una coincidencia anterior inimaginable
era un olor nada más, pero un olor que no pertenecía a esta tierra

incierto y sublingual, ajeno a toda dimensión ese extraño vaho vino de aquella piedra... creció allí abajo... vino del más allá donde las cosas no son como aquí, ahora vuelve al lugar de donde vino. La columna de olor se hizo de pronto más viva y asumió unas vagas formas que cada uno describió de un modo diferente y único, al instante se desvaneció.

Xil Buffone

compartir
Con el apoyo de