Mass game

Mass Game. Ignacio Gumucio en Florencia Loewenthal - Galería de Arte (Chile) desde el jueves 28 de junio de 2007 hasta el sábado 4 de agosto de 2007.
Cuando la imagen se convierte en zona de lo innombrable.

El jueves 28 de junio, fue inaugurada en Galería Florencia Loewenthal, la muestra que señala el rótulo de este escrito, del artista chileno Ignacio Gumucio, la cual permanecerá abierta hasta el martes 5 de agosto.

Varios son los niveles de lectura que surgen al intentar un análisis del conjunto de obras que ocupan los muros del espacio, para lo cual, se hace necesario mencionar las coordenadas que dibujarán el territorio de circulación de las palabras, que corresponden a las veredas que el artista transita para desarrollar el proceso de la creación: biografía y cultura, en intrínseca relación.

Son cuatro imágenes, de tamaño diverso, que comparten entre sí la materialidad del cartón, la madera, la pintura y otros elementos que hacen de ellas lo que se denomina un collage. De pequeños personajes en grupos, de fragmentos arquitectónicos y paisajes se articulan las composiciones, apelando a la idea de la representación hecha por acumulación, haciendo guiños a la estética del gótico, donde el comentario visual podía cubrir a todos los elementos de la realidad, de manera equivalente, democrática, en oposición a la unicidad y jerarquización de la obra clásica. Pero también los guiños apuntan hacia una idea post impresionista de ruptura del ilusionismo visual, específicamente emanada de las lecciones de Cezanne, donde la imagen surge como universo paralelo a la realidad, construida mediante la síntesis formal, levantada sobre la bidimencionalidad del plano.

Los fragmentos de arquitectura funcional, utópica, racional, en este contexto representan la decadencia de un discurso, de una época, encarnados en una estética. Lo cual también significa para el artista una nostalgia, un recuerdo llevado al patetismo, de la idea que él plasmó en su mente de un paisaje, de un territorio, de un país llamado Chile, tras volver del exilio francés, en la década del ochenta.

En tanto las coreografías de personajes diminutos, hacen alusión a la cultura de masas, al juego coordinado, al manejo de voluntades por parte de un poder, oculto en la invisibilidad de su representación.

Las condiciones en las que Gumucio desarrolla hoy su trabajo, marcadas por espacios de dimensiones reducidas, por la transitoriedad del viajero, por el movimiento, se transformaron en factores relevantes para el proceso de creación de las obras y el montaje mismo de la exposición. La tarea comenzó en Francia, donde fueron esbozadas las composiciones, para luego ser desarmadas y traídas a Chile por separado, cual rompecabezas que debió ser nuevamente articulado, y finalmente sellado por el efecto ligante de la pintura y el empleo de materiales adhesivos, aplicados en la superficie donde las imágenes fueron consumadas, labor que el artista realizó en la sala de exhibición de la galería, transformándola en su taller durante cuatro días.

Una variedad de formas y materiales organizados sobre el plano, perspectivas fracturadas, composiciones que parecen flotar en atmósferas infinitas, producen zonas de lo innombrable dentro de estas imágenes, también repletas de claves contemporáneas, que van desde las insinuaciones histórico - formales a la experimentación de técnicas y soportes, ingredientes característicos en la trayectoria de I. G.

Obras: "Mass game", técnica mixta, 152 x 300 cm., 2007 / "Procesión a la montaña", técnica mixta, 152 x 230 cm., 2007 / "Los voluntarios", técnica mixta, 152 x 230 cm., 2007 / "Salón", técnica mixta, 80 x 122,5 cm., 2007.

compartir
Con el apoyo de