Lo inusitado en el Pussy-Cats

En el cierre del simposio “Desafíos que plantea la globalización en las artes visuales”, Gabriela Salgado señaló que Soho Telo Muestra sienta un precedente histórico en el fomento de las artes.

Con La cigarra no es un bicho (1963), Daniel Tinayre inaugura, dentro del género de la comedia, un subgénero de films rodados en interiores arquitectónicos de una particular tipología argentina: la de los albergues transitorios, ahora escenarios de la singular propuesta de intervención artística que el Grupo Town House realiza con la colaboración de Arte al Día y el apoyo de la revista adn Cultura del diario La Nación y la bodega Chandon. En esta segunda edición de Soho Telo Muestra –la primera fue durante el 2006-, el lugar elegido es el emblemático ex albergue Pussy-Cats, ubicado en el barrio de Palermo, de la Ciudad de Buenos Aires.

La coordinación artística estuvo a cargo del programa “Town House en el arte” de Arte al Día, quien convocó a más de veinte galerías que invitaron a diferentes artistas a participar; al Museo del Cine y a artistas y diseñadores independientes. Aunque la consigna fue abierta, en general el lenguaje de las intervenciones gira en torno a las relaciones entre las personas: el placer y el amor –o la frustración ante la falta-, el encuentro, la aceptación de las diferencias y el erotismo, pero también en torno al desencuentro, a los excesos y a la violencia del sexo como objeto de consumo.

Entre otras propuestas, la galería Maman presenta la de Naná Gallardo y Cintia Zabalajauregui: habitaciones cubiertas por un “manto blanco” que conecta la sensibilidad femenina de las figuras desde el roce y la caricia; la galería Ruth Benzacar exhibe una instalación de Román Vitali, quien colocó sobre una cama redonda con cúpula espejada un sistema de luces que prenden y apagan al compás de la música; RO Galería expone la propuesta de Gabriel Grün, que tiene como centro de atención la obra “hermafrodita alquímico”, y Laura Haber reúne un logrado conjunto de obras de Marcelo Bordese, Daniel Ontiveros, Tahis Zumblick y José Franco, y Miguel Maldonado, en donde la sensualidad convive con lo grotesco y chabacano.

Con la ambientación de un dormitorio similar a aquel que hubo de morir Marylin, Febe Defelipe –Holz- define cómo la frustración, la soledad y el engaño pueden llevar a situaciones inesperadas: relatos de amor perdido en imágenes recortadas de los medios de comunicación empapelan las paredes como respuesta al conocido hecho de muerte, mientras que las botellas de bebidas alcohólicas vacías esparcidas y el teléfono sobre la cama elevan el silencio a tonos casi intolerables. Como contrapunto, la propuesta de María Paula Caradonti -Pabellón 4-, exalta la vida a través del registro de objetos, textos e imágenes que dan cuenta del proceso en el que ella y su pareja traen al mundo a una amada y esperada hija.

Además de las manifestaciones de Santilli y Chirife –Museo del Cine-, en las que se alude a la historia del cine, otras propuestas de artistas invitados completan este acotado panorama que sin duda el espectador hará desbordar con su experiencia: Abel Trybiarz, Gerardo Waisman y Lucila Heinberg exponen fotografías en lo que fue el garaje del albergue y Carlos Afranchino presenta “La señora de los anillos”, ambientación con enormes esculturas que remiten a artefactos diseñados para un acto sexual lúdico.

La habitación 201 fue intervenida por Damián Rilo y Federico Bacher. Para ellos el paso del tiempo y el desgaste de la eficacia del edificio fue un factor fundamental al momento de crear su propuesta. Puesto que todo hecho de diseño ha de sufrir su agonía antes de perecer, encontraron que el Pussi-Cats podía interpretarse como un lugar decadente con olores rancios, quizá elegido sólo por la urgencia física: sobre la cama, la figura inacabada de una niña esculpida en madera juega con un polvo blanco, quizá aquel que fue sin conciencia.

Durante el cierre del simposio “Desafíos que plantea la globalización en las artes visuales” -organizado por la Universidad Tres de Febrero y llevado a cabo en la Sede Centro Cultural Borges del 26 al 29 de agosto de 2008-, las dos ediciones de Soho Telo Muestra fueron consideradas por Gabriela Salgado como una iniciativa privada única en el mundo para el fomento de las artes, que sólo encuentra antecedentes en un intento del artista Oscar Boris de intervenir una casa particular, y en la exposición “Ésta es tu casa, Vicenta”, organizada por Pamela Ruiz en la vivienda de Vicenta Aguila Borja, fuera del programa de la 7ª Bienal de la Habana.

El Grupo Grupo Town House tiene pensado continuar con acciones que acerquen el arte y la cultura a la gente: la torre Torre Soho Town House II que pronto se erigirá en el emplazamiento del viejo albergue Pussy-Cats contará, entre otros servicios, con una galería de arte, una biblioteca y un espacio para la lectura.

[31-viii-2008]

compartir
Con el apoyo de