El jardín de la bruja.

amarosa. Nicolás Minacapilli en Alianza Francesa de Bahía Blanca desde el jueves 16 de septiembre de 2010 hasta el viernes 8 de octubre de 2010.

Las fotos de Nico conservan algo y revierten un sistema de representación genérica. Retratos de objetos y naturalezas muertas de sí mismo, montajes sobre el negativo, espacios imposibles, objetos irreales, relaciones inesperadas, hacen un conjunto de variables, construyen una forma de realizar la fotografía a su manera. [Este melón es una rosa,]
La intención, que funciona casi como una consigna de trabajo: tomar como fuente de inspiración el trabajo de otro artista, ya nos da algunas pistas de la metodología del fotógrafo. Un enamorado de las palabras, un enamorado de la imagen, un enamorado de la vida, sólo un personaje con estas características genera una cadena productiva, en la que la cita o apropiación es más ingenua y desinteresada que calculada y estratégica. No son los trabajos de Sherrie Levine o Barbara Kruger. [este perfuma como una rosa,]
Aparecen colores bien prendidos, actividad del color sobre el plano, posibilidad formal que en los trabajos anteriores no estaba tan presente pero sí era insinuada... la inspiración en la poesía femenina arrastra delicadeza y estridencia, reubica las búsquedas de captación de la imagen del artista en una linea que no puedo dejar de vincular con las flores colosales de Keith Edmier, donde lo pequeño se maximiza, donde lo íntimo y personal se vuelve intimidante. Al modo tradicional de la iconografía, encuentra su asidero en un texto. [adentro debe tener un ángel]

El sostiene que la intención es la de buscar las imágenes que se encuentran detrás de los textos o allí escondidas. Casi una operación, en la que la sorpresa del resultado motiva y activa el trabajo, un proceso de abstracción, de desfiguración de una imagen que se gesta en la cabeza, ?fotografiar una sensación?
1.leer,
2.elegir telas;
3.tomar fragmentos con la cámara;
4.imprimir las diapositivas;
5.sorpresa de color que se invierte. [con el corazón y la cintura siempre en llamas.]
Las telas aparecen en la imagen de Nico a partir del contacto con los textos de la poeta, ahora se convierte en una búsqueda consciente, al modo de los detectives, el fotógrafo se inmiscuye entre las prendas de las ferias americanas con la intención de sorprenderse ante los estampados y las imágenes que visten y han vestido... aparecen modas, estilos, las generaciones se entretejen... [Este es un santo,]
Nicolás trabaja con telas y elige texturas para confeccionar objetos hace tiempo, ahora, estas imágenes funcionan como retratos de un material conocido, las telas, investigación, encuentro y registro.
Los textos que mas impactan al artista, son los que Marosa escribe partir de sus experiencias de niña, criada en un campo, en el interior del país en el que ambos han nacido, la poeta cuenta estados de somnolencia, experiencias casi surrealistas que de chica se autogeneraba para estimular su imaginación. Juegos en el jardín. [vuelve de oro y de perfume]

Los textos de Marosa, llegan a Nico a través de sus amigos. Esta presentación esta explicitamente activa en esta propuesta que lo que hace es justamente reactualizar el gesto de “recomendar”, poner en el centro de la propia producción a otro artista, es una forma de generar un puente claro, entre los espectadores de la obra y la musa inspiradora. [posee todas las virtudes, ningún defecto,]

Acá la relación entre la literatura y la imagen, sin embargo, no es la de un artista que cuenta el texto. [Yo le rezo,]

Los textos de Marosa, leídos por ella misma, tienen una potencia inexplicable. La bruja, lee la bruja, relata la bruja, se presenta la bruja. Las palabras se oyen desde las vísceras, recorren el cuerpo de la poeta, llegan a nuestros oídos, llegan cargadas de la fuerza de la experiencia, se percibe en sus grabaciones la historia personal, la niña que juega en el jardín, la bruja que recuerda. Ahora, en fotografías, estos textos son restos, y el resultado: el jardín de la bruja, una mezcla de acciones lúdicas y de grandes recuerdos emocionalmente cargados de una cierta sordidez. [después lo voy a festejar en un poema.]

A su vez el tejido, o el cocer, como sistemas de producción son una preocupación de Nico desde que lo conozco, ahora, en esta propuesta que cruza artistas de Montevideo, Bahía Blanca y Capital Federal (invitados a acompañar la serie de fotos con videos que también se inspiren en la obra de Marosa), el gesto es claro, a el le interesan las redes, los encuentros y el intercambio, y esto, creo que lo hace muy contemporáneo... que le queda al arte si no se trata de encontrarnos y compartir?[ahora, sólo digo lo que él es:]

[un relámpago,]
[un perfume,]
[el hijo varón de las rosas.]

compartir
Con el apoyo de