Los 30 llegaron al Recoleta

Testa + Bedel + Benedit. Clorindo Testa, Luis Fernando Benedit, Jacques Bedel en CC Recoleta desde el jueves 9 de diciembre de 2010 hasta el domingo 20 de febrero de 2011.

El Centro Cultural Recoleta cumple 30 años, y haciendo homenaje a sus orígenes de vida ascética ejercida por lo padres franciscanos del antiguo convento que data del 1716, ofrece un austero y frugal encuentro de los 3 principales protagonistas de la década del 70, que llevaron a cabo la reestructuración del lugar: Bedel, Benedit y Testa, aunque por unanimidad popular la autoría siempre se la hayan adjudicado a Clorindo, y con justificación de todos sus rasgos característicos de la remodelación (forma y color)considerando aún que esta no es una de sus mejores obras.

En una misma sala que, si cumple los estándares internacionales, como bien dicen, es por su gran tamaño y el color blanco de las paredes, nos vamos a encontrar con piezas pictóricas y objetos que conviven en un lenguaje donde se superponen y desbordan los discursos narrativos de los 3 artistas.

Es un grupo con marcada educación arquitectónica, su rigurosidad lírica sobrepasa sus voluntades, como los objetos de Testa y los diseños de Benedit, en los cuales se evidencia una técnica sumamente elaborada y pensada para su ejecución.

Es un homenaje a los 3 maestros, bien merecido por cierto, pero que dejan ganas de ver más aún, como si fuera incompleta, y que lo es ya que sinceramente esperaba ver las obras más inquietantes de Testa y Benedit, como algunas que se encuentran en el Malba y en Fundación Fortabat.

El lugar para la exposición se ofrece solo como sitio receptor para la propuesta, ya que me costó pensar en estos artistas como los autores de la remodelación del antiguo convento. No hay referencia alguna en la muestra, (perdón, en realidad una línea de tiempo con texto aclaratorio) pero que sí las hay si se investiga en cualquier libro de los artistas convocados.

Actualmente una remodelación como esta es imposible por la carencia crítica y consideración patrimonial del antiguo convento. Al ver algunas fotos de aquella época, es nostálgico sentir la arquitectura de los antiguos patios y galerías, hoy devenidos en plazas secas y sucias, que aunque no niego que el CCR se ha convertido en un icono de la ciudad, habría que pensar cómo lo hizo y qué espera a futuro.

compartir