diagonal, diagonal

Ocultamiento / Distancia / Continuidad. Gilda Picabea en Central de Proyectos | Arte Actual desde el viernes 29 de abril de 2011 hasta el sábado 28 de mayo de 2011.

Cuando veo la obra de Gilda y pienso en alguna palabra “dinamismo” es la primera que se me viene a la cabeza, y, enseguida, pienso en los resabios educativos que entre la escuela primaria y la Escuela de Artes Visuales limitaron mis pensamientos aplicándoles categorías estancas...

Sin embargo, estoy convencida de que cuando veo diagonales tengo que encontrar algo más interesante para pensar...
Entonces, para superar el binomio diagonal=dinamismo, rastreo en mi cabeza...

Algunas ideas: La abstracción tiene una virtud que es descuidada. Su capacidad de ser pensada en términos complejos, su capacidad de establecer la presencia de ideas conceptualmente esenciales, su posibilidad de generar discursos estructuradores, descategorizantes, su capacidad de proponer y guiar un pensamiento de otro tipo...
Pienso en intentar hablar de la obra, con la obra, desde la obra, a partir de la obra, sobre la obra, a través de la obra. (un objetivo noble).

“Las diagonales dan dinamismo a la pintura” → ¿Las diagonales dan dinamismo a la pintura?

Las diagonales son diagonales. Los colores son colores.
La muestra es la muestra. La obra es la obra.
Entonces, lo que puedo contarles es que hay una muestra individual de Gilda Picabea en la Central de Proyectos, una muestra que me gustaría recomendarles.

Se trata de cuatro polípticos prolija y minuciosamente pensados y montados sobre las intrincadas paredes de este micro-espacio inserto en uno de los nuevos nodos de circulación del arte, el diseño, la poesía, y otros menesteres del under porteño (?).

Las piezas de Gilda son delicadas, calmas y sutiles. Una paleta de color apastelada se ve interrumpida, por instantes, con la presencia de colores vibrantes que parecen moverse de un extremo al otro dejando halos de color sobre la superficie del cuadro. Planos de color delineados, planos de colores dinamizados por el uso de la línea.

Gilda ha colocado las obras proponiendo juegos con el espacio, estableciendo un diálogo con el mismo, desarrollando un discurso en el que cada pieza de la obra es un elemento constitutivo y necesario. Polípticos en el pleno sentido del termino. Montaje propiamente dicho.

compartir