Si se derrumbara la distancia

Antes que nada, después de todo. Belén Aguirre en Rusia desde el viernes 16 de marzo de 2012 hasta el sábado 31 de marzo de 2012.

Una sala negra, dos pantallas. Manos, pliegues, escenarios, sombras. Lejos y cerca. Palabras como ecos, cuentan sobre lo que hicieron, lo que desean, lo que les molesta. Una mesa azul poblada de libros, cartas, dibujos, sellos, pinturas, notas. Una sala blanca, un cuadro. Figuras anónimas divididas en pequeños grupos, hablando, mirando lo invisible, bebiendo, esperando. Vernissage. “¿Ese será Pablo? Esta se parece a Mariana. Este parece Javier”, dicen unos espectadores que van señalando las figuras pintadas. Nueve pares de auriculares emergen de un prisma bajo la pintura, reproduciendo anécdotas de relaciones (con las artes visuales). Papeles de colores en la pared, textos con preguntas y respuestas. Declaraciones, manifiestos.

En agosto de 2011 Belén Aguirre realizó una residencia en Bahía Blanca, a partir de un proyecto de cruce entre Rusia/galería (San Miguel de Tucumán) y Casa Escópica (Bahía Blanca). Su proyecto de residencia se llamó 1505 km, la distancia entre las dos ciudades. A su viaje llevó una colección de relatos, entrevistas realizadas en Tucumán a artistas, gestores, investigadores y docentes vinculados a las artes visuales. Un álbum de recortes, retratos de su "familia artística". De su viaje trajo más testimonios, de "los de allá".

Su trabajo parece una investigación, citas para el capítulo de un libro o los apuntes para un documental. Pero no.
Ella configura un modo de conocer. Un conocimiento que se recorta y se construye para (intentar) comprender la dinámica del proceso, el modus operandi de una parte del mundo y, así, empacada, poder llevarla a otra parte (…)

Al regresar a Tucumán Belén decidió compartir lo que llevó y lo que trajo, el antes y después de esos 1505 km, de ida y vuelta. Realizó recortes que esbozan provocaciones, jugando con las distancias, lo conocido y lo extraño.

“Antes que nada, después de todo” es parte de un proyecto de COO, Cooperativa de jóvenes artistas tucumanos (www.facebook.com/cooartistastucumanos), de siete muestras individuales, de cada uno de los integrantes del grupo. Dos (o tres) integrantes de COO asumen el rol de curadores de cada exposición, esta vez: Bruno Juliano, Gustavo Nieto y Andrea Fernández.

Este trabajo fue además una experiencia de producción en colaboración que promete seguir expandiéndose, creando y fortaleciendo vínculos.

compartir
Con el apoyo de