De cómo como palo y a la bolsa.

Trabajo nocturno. Carlos Herrera en Ruth Benzacar desde el miércoles 13 de marzo de 2013 hasta el viernes 26 de abril de 2013.

Sobre “Trabajo nocturno” de Carlos Fernández Herrera en Ruth Benzacar.

Una sensación de expectante inactividad, los dispositivos desplegados por la sala están listos para el trabajo, confeccionados con una esterilidad artesanal. Un gimnasio del sexo duro low fi a estrenar. Una ingeniería casera al servicio del disfrute sadomasoquista, “el verdadero poder es el servicio”. Vivimos una antesala de la acción, donde el escenario vacío es múltiples posibilidades, pulidas cachiporras de madera, bolsas de nylon a elección de color y forma, vaselina en cajas, a la manera de un tetris de fluido y sudor, la polifunción se transforma en especulación viral, podemos encontrar alguna respuesta en el dialogo entre Butters y su madre :
-Volví Mamá.
-Ho! hola cariño! Lograste seguir a Papá?
-Claro que si y paso muy bien la noche!
-Pudiste ver que me compro para el aniversario? … Donde fue tu papito?
-Al gimnasio.
-Al gimnasio?
-Si! Al sauna "El Buche blanco” y lucho con muchos hombres, pero no lo hizo muy bien, un señor negro se le monto encima y lo tuvo clavado por 15 minutos.
El momento de promesa es el de mayor excitación, ahí la atracción en la obra de Fernandez Herrera, la escena plantada, el doloroso disfrute a por venir, ahí entendemos la emoción que genera escuchar a Ving Rhames en el papel de Marsellus Wallace tras liberarse gracias al sable ninja de Bud / Bruce Willis, después de haber sido capturado y sodomizado por un policía y un white trash peludo en un sótano asqueroso en la, a pesar del mono, ultraviolenta Pulp Ficcion, decir: “Me voy a poner medieval con tu culo”.

compartir