Pura vida

Mezclada con mar. Alejandra Fenochio en Barraca Vorticista (Vórtice Argentina) desde el sábado 10 de mayo de 2014 hasta el sábado 14 de junio de 2014.
Mezclada con mar, la muestra de pinturas e instalación de Alejandra Fenochio, estará en la Barraca Vorticista hasta el sábado 14 de junio.

Una reposera de enredaderas nos invita a sentarnos, con los pies en la arena y a la luz de una luna llena de caracoles, para ver caer el sol bajo las acacias, oyendo el murmullo del mar a lo lejos.
Los más de 40 cuadros de pequeño formato que Alejandra Fenochio dispuso como una panorámica en la sala principal de la Barraca Vorticista son el resultado de ocho años de trabajo. Pintados al aire libre, durante los veranos pasados en un camping de la zona sur de Villa Gesell, dan cuenta de la naturaleza en estado puro, sus cambios, su silencioso y continuo latir.
Los temas centrales son: las acacias, el cielo, la luna y el mar. Las ramas van creciendo en materia desde el fondo de cada pequeño cuadro hasta formar su corteza rugosa y tornasolada, con miles de matices, según la hora del día en la que fueron pintadas. La luna se abre paso en cada una de sus fases en un agua tan cambiante como ella. Alejandra pinta con delicado amor su hogar de cada enero.
Fenochio usa el color para describir su entorno más cercano, y lo hace obstinada y metódicamente durante horas, durante días, durante años y, así, los cuadros llegan a conformar una serie de pequeños fragmentos de realidad que, como dice Carolina Marcucci en el texto que presenta la muestra, “reconstruyen el universo como un gran caleidoscopio”. La manera en que la artista trabajó en las obras de Mezclada con mar quedó registrada y puede verse en el documental A quien siguen las acacias, realizado por Roly Rauwolf.
Al contemplar cada cuadro de la muestra, vienen a la mente y resuenan como un eco las palabras de Clarice Lispector en su cuento Amor:
“Inquieta, miró en torno. Las ramas se balanceaban, las sombras vacilaban sobre el suelo. Un gorrión escarbaba en la tierra. Y de repente, con malestar, le pareció haber caído en una emboscada. En el Jardín se hacía un trabajo secreto del cual ella comenzaba a apercibirse.
En los árboles las frutas eran negras, dulces como la miel. En el suelo había carozos llenos de orificios, como pequeños cerebros podridos. El banco estaba manchado de jugos violetas. Con suavidad intensa las aguas rumoreaban. En el tronco del árbol se pegaban las lujosas patas de una araña. La crudeza del mundo era tranquila. El asesinato era profundo. Y la muerte no era aquello que pensábamos.
Al mismo tiempo que imaginario, era un mundo para comerlo con los dientes, un mundo de grandes dalias y tulipanes. Los troncos eran recorridos por parásitos con hojas, y el abrazo era suave, apretado. Como el rechazo que precedía a una entrega, era fascinante, la mujer sentía asco, y a la vez era fascinada. “

Mezclada con mar, la muestra de pinturas e instalación de Alejandra Fenochio, estará en la Barraca Vorticista (www.barracavorticista.com.ar), Estados Unidos 1614, Monserrat, Buenos Aires.
Del sábado 10 de mayo hasta el sábado 14 de junio.

Enlaces:
http://www.alejandrafenochio.com.ar/
http://www.boladenieve.org.ar/artista/105/fenochio-alejandra
https://www.youtube.com/watch?v=CM2abceMU4U

compartir