La otredad sublimada

Trailer. Nicola Constantino en CC Recoleta desde el miércoles 22 de abril de 2015 hasta el domingo 7 de junio de 2015.

Hay una Nicola y otra Nicola. Una mujer desdoblada, pero que es la misma. El doble como juego, como conjuro, como castigo. Expresión de una angustia inherente a la condición humana: sujetos escindidos por dentro, que se conocen y desconocen a la vez.
La alteridad interior es la más cotidiana de las coyunturas humanas. Pero ¿hasta qué punto nos descomponemos en nuestro doble? ¿Hasta qué punto guarda nuestros deseos y rabias insospechadas?
En alemán, Doppelgänger designa el doble fantasmagórico (Doppel: doble, Gänger: errante), aquel que nos remite a la problemática de la identidad del ser humano y al enigma de la duplicidad y el desdoblamiento. Para todo sujeto humano la realidad más misteriosa es su identidad y el problema de la relación con el otro.
El fenómeno del doble ha sido abordado reiteradamente por el arte, y en no menos ocasiones, se ha convertido en objeto de observación en la fenomenología psiquiátrica. Arte y literatura encontraron en esta problemática existencial, profunda y permanente, el campo fértil para la creación, por medio de la estética de la inquietante extrañeza y la tensión entre el orden lógico natural y lo racionalmente inexplicable.

Desde su aparición como tema en la antigüedad con Plauto, hasta la actualidad, autores como Hoffmann, Moliere, Poe, Gautier, Dostoievski, Maupassant, Stevenson, Wilde, Kafka, Virginia Woolf, Borges o Cortázar han reformulado desde nuevas perspectivas el interrogante de la misteriosa identidad del ser humano. Mientras que en el cine y la fotografía, desde las sombras chinescas hasta las más avanzadas técnicas cinematográficas, se ha buscado reproducir el mundo como en un espejo. El cine mismo surge como doble de la realidad; como re-presentación del mundo. Directores como Buñuel, Hitchcock, Bergman, Cronenberg, Polanski, Kieslowski o De Palma, tratan el tema del doble recurrentemente en su obra fílmica.
Nicola Costantino - uno de los nombres de más peso en el arte contemporáneo argentino, y una de las artistas más complejas, intensa, talentosa y cuestionada -, cuya obra se encuentra constantemente atravesada por ella misma, tampoco ha escapado al juego del doble. Si a lo largo de su trabajo artístico, la reproducción, el calco o la re-presentación de lo otro ha sido una constante, en “Trailer” , la instalación audiovisual creada en 2010 que puede volver a verse por estos días –y hasta el 7 de junio en el Patio de los Tilos del C.C.R.- , Nicola se duplica a sí misma, aparece la otra, la Nicola artefacto; producto de una virtuosísima mezcla de técnicas fotográficas, cinematográficas y escultóricas, y recurriendo una vez más a su particular lenguaje artístico, fruto de la experimentación con la química, la mecánica y la matricería. Nicola se apodera de su imagen, incluso de su cuerpo, para ponerlo al servicio de su labor; su propuesta de autoduplicación es parte de su autoconocimiento, en un momento particular de su vida: la maternidad. Costantino busca por medio de un video/trailer, de un film que nunca existirá, poner en cuestión la maternidad, sus clichés, ese estado ideal. Frente a una maternidad en solitario, crea a la “artefacta”, se replica. Pero, como bien mencionó Freud, en el doble escindido, lo familiar se torna ominoso, amenazante y condensa lo esencial de lo siniestro. Lo tan conocido produce horror. Dice Costantino “uno se odia y se ama a la vez, sin ser más que víctima de sí mismo.”

Y en efecto, eso sucede en esta historia, que presenta como hilo estructurante la forma clásica del tratamiento del doble: aparición impactante del “otro”, constatación de la rivalidad y desenlace mediante la aparición de la muerte. Esa muerte de la que necesitamos olvidarnos, para sentir que somos una unidad.
Entonces, no es tanto la maternidad el tema central de esta obra - por otra parte una cuestión poco visitada en el arte contemporáneo- como los temores que despiertan en Nicola, no solo la soledad existencial, sino la pérdida de sí misma, de Nicola “antes de”, la perfección y la deformidad del cuerpo; la angustia, la creación, preservación y destrucción en esencia.
“Trailer”, con su doble acepción de avance de un film y casa rodante, fue presentado por primera vez en 2010 en la Fundación YPF, donde podía verse el corto de 3:17 minutos dirigido en colaboración con Victor Kesselman , contenido en uno de los cinco trailer que conformaban la instalación. En cada uno de ellos se montaron reproducciones de diferentes espacios significantes en la historia contada, los cuales se veían a través de pequeñas ventanas: el taller de escultura de Costantino donde produjo a su doble, el de costura donde la vistió, el cuarto de su hijo Aquiles, un pequeño cine donde se proyectaba el corto, y finalmente, ubicada en el último espacio “la otra” despedazada.
En el actual montaje del C.C.R., y por razones de espacio, se puede ver solo un trailer, como contenedor del corto y del laboratorio donde Nicola fabricó su otro yo idéntico.
Una vez más, Costantino nos enfrenta con su virtuosismo técnico, la ambigüedad y los diversos grados de lectura de su obra, intensa y complejamente poética.

La muestra podrá visitarse hasta el domingo 7 de junio de 2015 en Patio de los Tilos del CC Recoleta

CC Recoleta

Junín 1930
CABA
Twitter @CentroCRecoleta

compartir
Libros lentos sobre arte argentino. Editores: Santiago Villanueva y Nicolás Cuello.
Con el apoyo de