Unas fotografías | Carlos Altamirano (Chile)

La fotografía, la imagen fotográfica tiene su propio peso específico. Está ahí, se ve. Es un objeto físico inmóvil. En Unas fotografías de Carlos Altamirano (Ediciones Universidad Diego Portales, 2021) hay una voluntad de embestir esta inmovilidad a través de la escritura y el texto.

Altamirano propone, al menos, dos planos de lectura: aquella que nos ofrece en su trazo escriturario, y la imagen propiamente dicha de la fotografía. Imágenes que ocultan y muestran, y un texto que dice y no dice; porque lo velado, ese puente entre imagen y palabra es elástico, de ida y vuelta. A diferencia de Duane Michals, donde el texto como funciona como refuerzo de la imagen, aquí la circularidad es laxa, suelta: el relato no necesariamente está relacionado con la fotografía en cuestión. Y en una vuelta de tuerca imaginaria, se inmiscuye nuestro relato, nuestra propia crónica: me gusta pensar un juego o diálogo con Altamirano: mi lectura de la foto, y la que me cuenta el artista.

A partir de la no-clasificación, forzando el azar, jugando con lo revuelto y el desorden de las fotos amontonadas en una caja, Altamirano reconstruye, y ocupa a partir de la escritura, espacios en su memoria y en la nuestra: una muestra de videoarte en el Chile de Pinochet; unas vacaciones en el Chevrolet Impala con sus abuelos; un gigantesco departamento vacío que habitó durante un tiempo; un viaje con su hija.

Fotografías, textos visuales que estuvieron a la espera de salir a la luz, y relatos cuasi fotográficos que se disparan a partir de ellas, porque sí. Altamirano consigue, en Unas fotografías, un aparato de fugaz olvido; de recuerdos que van y vienen, que se guardan en una caja para retomarlas en algún momento de nuestra vida, si queremos.

Conseguilo en librerías Eterna Cadencia, Hernández





Carlos Ernesto Altamirano Valenzuela nació el 23 de diciembre de 1954 en Santiago, Chile. Entre 1972 y 1973 estudió arquitectura en la Universidad de Chile con sede en Valparaíso. Luego de abandonar la carrera se trasladó a Santiago donde estudió un año y medio en la Escuela de Artes de la Pontificia Universidad Católica. Allí fue alumno y ayudante de Eduardo Vilches. A finales de los años setenta y comienzos de los ochenta conformó un grupo de trabajo teórico-artístico con la crítica de arte Nelly Richard (1948-) y el artista visual Carlos Leppe. Juntos, se hacen cargo de la programación de las galerías Cromo, CAL y Sur, de la edición de una serie de documentos, catálogos y revistas, así como de organizar debates y exposiciones. La producción de Altamirano de la época fue considerada por Richard como parte de la llamada Escena de Avanzada, denominación que refiere a un grupo de prácticas artísticas y escriturales realizadas en el contexto de la dictadura militar, que estaban caracterizadas por su experimentalismo neovanguardista. En su obra Altamirano explora y cruza distintas técnicas, como el grabado, la pintura, las instalaciones, la fotografía, el videoarte, entre otras. Una de las problemáticas recurrentes que aborda es la revisión crítica de la historia del arte chileno y de su tradición, que es parodiada y desarticulada. Por medio del montaje de imágenes, símbolos y materiales de origen dispar y que hacen constantes referencias al sistema del arte y a la cultura de masas, el artista produce una nueva historia personal del arte chileno. Además de su quehacer artístico, ha trabajado en el área de la publicidad y el diseño. Reside y trabaja en Santiago, Chile.


por Roberto Papateodosio, 21 de Enero de 2022
compartir
Con el apoyo de